CNUCC

Convención de las Naciones Unidas Contra la Corrupción

Presidente: Sofía Victoria Solís Uribe

Mesa: Arturo Bravo Torres, Paola Varela Hernández, Andrés Eduardo Calderón Gudiño, Luis Gabriel Núñez López y Cristian Rodríguez Lane

1280px-Flag_of_the_United_Nations_(1945-

Tópico A) Medidas para la regulación de la crisis política de la República Bolivariana de Venezuela a consecuencia de la inestabilidad del régimen y el debilitamiento del sistema democrático con énfasis en el movimiento sindical

​Tópico B) Medidas para contrarrestar la criminalización de defensores de derechos humanos con énfasis en comunidades indígenas de los Estados Unidos Mexicanos

Antecedentes y facultades del comité

En diciembre del 2000, la Asamblea General consolidó la Convención de las Naciones Unidas Contra la Corrupción bajo la resolución 55/61, conformada por 184 Estados Miembro. Actualmente, su sede se encuentra en la Ciudad de México, ya que se realizó la Conferencia de Alto Nivel para la firma de la Convención. Fue proyectada como un comité encargado de negociar los instrumentos jurídicos de la rama de derecho internacional como la regulación de los Estados y relaciones entre los mismos, así como la previsión de prácticas corruptas y la malversación de fondos. Los Estados Miembro garantizaron englobar cinco áreas principales: prevención, criminalización y aplicación de la ley, cooperación internacional, recuperación de activos, la asistencia técnica y el intercambio de información.

Facultades:
 

La Convención de las Naciones Unidas Contra la Corrupción es jurídicamente vinculante para los estados que han ratificado, ya que sus resoluciones son legalmente aplicables a los Estados Miembro. La Convención Contra la Corrupción se rige y regula bajo el derecho internacional, por lo cual:

  • Establece normas contra el enriquecimiento ilícito, e impone sanciones a quienes hagan uso de sus cargos en beneficio de intereses particulares

  • Adopta medidas para prevenir y combatir la corrupción, así como el fortalecimiento de las normas ya existentes.

  • Fomenta la cooperación internacional y la asistencia técnica en la prevención y la lucha contra la corrupción.

  • Promueve la integridad, la obligación de transparencia y rendimiento de cuentas; y la debida gestión de los asuntos y bienes públicos.